CATALUÑA,  TRAVEL

CASTILLO MONTESQUIU, VISITA OBLIGADA EN OSONA

Hace poco estuve de viaje por Osona y no me cabe duda de cuál sería el rincón con el que me quedaría. Estoy hablando del Castillo de Montesquiu, una visita obligada en Osona de la que voy a hablarte en este artículo. Y no sólo visitarlo, sino que también te recomiendo que aproveches la visita guiada que ofrecen y que no puede estar mejor. Además, dadas las circunstancias actuales, tuve la gran suerte de realizar la visita en exclusiva porque no había nadie más. Y eso no puede decirse siempre.

INFORMACIÓN ÚTIL

El castillo tiene unos jardines que puedes visitar libremente y desde el que salen muchas rutas de senderismo para todos los niveles y gustos, pero para visitar el interior del castillo sólo abren los fines de semana y festivos (de Abril a Junio) de 10 a 14.30h y de 16 a 18h. O al menos en este momento.

Te recomiendo que visites su web para tener la información más actualizada.

Las visitas guiadas se realizan a las 10.30h, 12h y 13.30h y por la tarde a las 16.15h y 17h. Su duración es de 45 minutos y son explicadas en catalán pero son 100% entendibles. El precio por un adulto es de 3.5€ y hay descuentos para jóvenes, estudiantes, mayores de 65 años y grupos.

HISTORIA DEL CASTILLO

Según cuentan durante la visita y en una proyección inicial, el castillo tiene origen en un torreón de guardia que se mandó a construir por el conde Guifré I en el siglo IX. Sin embargo, no fue hasta el siglo XIV que el castillo en sí (para entonces un caserón defensivo) pasó a ser una residencia fortificada y Arnau Guillem de Besora fue el primero en ocuparlo. 

Será durante el siglo XVII cuando Lluís Descatllar pasa a ampliarlo y ennoblecerlo añadiendo, entre otros detalles, los ventanales de tipo gótico. Además, también incluyó la capilla y amplió el sector noreste que supusieron un gran cambio estético del edificio. 

A principios del s. XX, será Emili Juncadella, un alto burgués adinerado del momento, quien dio a la residencia el aspecto de castillo actual y lo completó añadiendo los jardines. De hecho, las dentadas de la parte superior del edificio son uno de sus añadidos. Sin embargo, no todo fue bueno y es que también desaparecieron ampliaciones y rincones anteriores. 

En la actualidad, lo gestiona la Diputación tras un acuerdo con la hermana de Juncadella. Tras el fallecimiento de este fusilado durante la Guerra Civil en circunstancias no claras mientras huía de Barcelona, la hermana lo cedió a la Diputación con un pago mensual de por vida y, tras el fallecimiento de ésta, pasó a pertenecer a la Diputación. 

Gracias a la intervención de la institución, se han conseguido conservar testimonios arquitectónicos de todas las épocas y se ha recuperado la relación del castillo con el entorno integrándolo al parque y a la vida de los habitantes de Montesquiu. 

MONTESQUIU: VISITA GUIADA

La visita se inicia en la entrada del castillo, en el patio interior al que se accedía y se montaba a caballo para salir. Prueba de ello es que hay colgadas un par de sillas de montar y algunos utensilios de la época. Lo más curioso que verás es la alzada o pequeño banco lateral de piedra adyacente a la pared derecha y en pendiente que se usaba para subir al caballo. La pendiente servía para ponerse en la parte que mejor fuera dependiendo de la altura del caballo y del jinete.

Pero no nos adelantemos ya que la visita la comenzamos con una proyección en una sala durante unos 20 minutos en los que hacen un repaso rápido por la historia del castillo bastante orientada para todos los públicos y que te sitúan para poder ver el resto del castillo. 

Aunque lo llamemos castillo, y si que fue residencia de señores y burgueses de alta alcurnia, nunca fue un castillo como tal ya que no tenía foso o áreas defensivas ni habitó ningún rey o señor feudal que lo destinara a tal propósito. 

Cuando salimos de la proyección, aparecimos en la capilla donde nos esperaba la guía, tocaya mía por cierto. En ella nos explicó que la capilla es una sala añadida en el s. XVII que muestra mucho de la época como las vidrieras que se pueden ver a ambos lados y una puerta cuya llave es singular y única en el mundo. 

Saliendo de la misma, nos contó los orígenes de la entrada y también los jardines existentes y el pozo, uno de los últimos añadidos y que son dignos de admirar. Con ella volvimos a entrar al edificio y nos enteramos que había partes del edificio que procedía de Barcelona. ¿Y cómo es eso? Recuerda que su último dueño privado fue Emili Juncadella, un alto burgués de Barcelona cuya familia hizo dinero del textil y las finanzas y que dedicó su vida a la fotografía, a la colección de armas, la caza y el senderismo pero, sobre todo, a los viajes, especialmente a Asia y África. Y es que estamos ante uno de los primeros viajeros españoles por el mundo muy al estilo del “Grand Tour” o antecesor del turismo moderno.

Teniendo esto en mente, no es de extrañar que Juncadella tuviera los recursos y el interés por conservar partes y rincones modernistas que estaban siendo desmanteladas en Barcelona a causa del plan Cerdà. Entre ellos, la gran escalinata de acceso al piso superior sacada de una de las viviendas que ocupaban el Gótico previo a la construcción de la Via Laietana. 

Subiendo por ellas, también nos deslumbramos por el techo acristalado que se puede ver. La guía nos contó que es un añadido posterior ya que el techo anterior se derrumbó y hubo que reemplazarlo. Se optó por esta opción para aumentar la luz interior de un espacio bastante oscuro de por sí. 

castillo montesquiu, una visita obligada en osona

Una vez arriba, comenzamos la visita en la sala destinada a la vida social de la casa, especialmente de los hombres en las cenas sociales. En ella, destaca una chimenea de madera, una gran mesa con sillas de cuero procedente de sus viajes, un cuadro del propio Emili Juncadella y una mesa de ajedrez con las piezas muy bien talladas y elaboradas. Una decoración muy masculina y propia de la época.

De hecho, como curiosidad y muy de la época también, las fichas negras tienen las manos y la cara pintadas de blanco. Esto, tal y como nos comentó, se debe al profundo racismo que había en la época y que, desgraciadamente, sigue existiendo aunque no en términos tan evidentes.

Tras esta estancia, visitamos la sala en la que las mujeres se retiraban tras las cenas o donde la hermana de Juncadella recibía sus visitas.

Enseguida lo sabes porque un cuadro de la hermana domina la habitación, la decoración cambia por completo y se llena de color y el mobiliario es más elaborado con forrados y telas ostentosas. Sigue habiendo una gran influencia de los viajes a Asia y África en toda la estancia. Si no, fíjate en el paraguas de paseo con mango de marfil procedente de África que verás en la sala.

De esta sala, el recorrido nos lleva al comedor donde preside la estancia una gran chimenea recubierta de mármol y una gran lámpara. La decoración vuelve a ser más sobria y con mucha influencia en materiales de los viajes como las sillas y de la caza con restos de animales. Pero lo que más me llamó la atención fue el juego de cristalería que se expone tanto en la mesa en un cofre acristalado como en el aparador.

Desde ahí, la visita continúa hasta la habitación que ocupaba la hermana y cuya cama preside la estancia. No te preocupes, no era así de baja. Según nos comentó la guía, las maderas se estaban pudriendo y, para poder conservarla, tuvieron que cortar lo podrido y reducir el tamaño de la misma. Una señal en el suelo indica hasta dónde llegaba la cama realmente.

Igualmente, la joya de la estancia es el bargueño o mueble con diferentes cajones secretos que se abren ce una combinación de llaves. Vamos, una especie de caja fuerte de las de antes llena de secretos y pequeños cajones con un sinfín de llaves. Normalmente, y este también es el caso, el hueco del centro se reservaba para una pequeña estatua cristiana que actualmente no está. De marfil y una concha muy rara, es una maravilla que recomiendo ver en detalle. Vimos también una parte del ajuar que tenía con sus productos de higiene y sus utensilios.

No dejes de asomarte por las ventanas donde tendrás unas vistas espléndidas al jardín y al entorno del parque.

castillo montesquiu, una visita obligada en osona

Ha llegado el momento de entrar en la que, sin duda, fue una de mis salas favoritas. Y es que representa muy bien la vida que Juncadella vivía. De hecho, en la antesala pudimos ver las grabaciones en película que hizo durante sus viajes a África y Asia. Imagínate una película en blanco y negro muy de la época del colonialismo donde el mismo Juncadella vestía como si de un explorador se tratara rodeado de africanos en poblados y navegando por los ríos en barcazas.

Ya una vez en la sala pudimos detenernos en la colección que tenía de cámaras. No te pierdas la antecesora de las imágenes en 3D mediante una máquina que sobrepone dos fotografías distintas del mismo encuadre resultando una imagen nueva que pudimos ver. Una auténtica maravilla y muy avanzado para la época.

También hay elementos de caza, de exploración como trajes, gorros y demás accesorios tales como raquetas de nieve y unos esquís. Incluso unos palos de golf y una máquina de escribir. Todo ello una fantasía de otra época que aún se conserva y que puedes ver en este lugar.

La siguiente parada es la terraza que tenían para un uso más privado y que da a uno de los laterales. De camino a ella, vimos una máquina de coser que muchos hemos visto en casa de nuestras abuelas y que, aún hoy día, se encuentran en algunas.

Sólo nos quedaba ver lo poco que se conserva de la cocina (una de mis estancias favoritas de cualquier casa) y la zona destinada actualmente a las exposiciones temporales que hacen.

Como puedes ver, una visita muy completa y acompañada de una guía increíble que no sólo nos explicó todo sino que nos respondió todas las dudas que nos surgieron. Por eso te digo que el Castillo de Montesquiu es una visita obligada en Osona. No puedo más que recomendarte que, si estás por la zona, te pases a verlo y explores todos sus rincones. Si no, echa un vistazo a estas rutas de senderismo que te encantarán.

Si quieres ver dónde me alojé o qué rutas hice cuando estuve por la comarca, te recomiendo que le eches un vistazo a los otros artículos que tengo sobre ellos.

¿Has estado? ¿La conocías? Me encantará saber tu opinión en comentarios.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Únete a la comunidad WanderFoodie¿Quieres ser el primer@ en enterarte de mis novedades?