CATALUÑA,  ESPAÑA,  TRAVEL

REAL ACADEMIA DE BELLAS ARTES DE SANT JORDI

Como parte del mes de Casas Singulares, aquí tienes una de las últimas que visité, la Real Academia de Bellas Artes de Sant Jordi. Recuerda que sigue activo este mes de Junio el código de WANDERFOODIEGIRL para tus reservas en cualquier casa.

Para entender la Real Academia de las Bellas Artes de Sant Jordi, primero hay que entender un poco de la historia que hay detrás. Así que, como ya sabes que me gusta, empecemos por el principio.

HISTORIA Y CREACIÓN

Ubicada en el mismo edificio que la Lonja de Mar de la que ya hemos hablado anteriormente, esta real academia constituyó un antes y un después en la vida de la Barcelona del s. XVIII. ¿Por qué? Te preguntarás. 

Bueno, para eso debemos irnos un poco más allá, a 1714 y la victoria de los Borbones en España (sí, familia de los actuales monarcas de España). Esto supuso la derrota de Cataluña y Barcelona que apoyaban al sucesor de Habsburgo para el trono de España tras la muerte de Carlos II El Hermoso sin heredero directo.  

La guerra de sucesión en España fue una época de revuelta tanto social como política y, tras la victoria de los Borbones, todos los que apoyaron al candidato de Habsburgo y se sublevaron contra el actual rey fueron castigados. Especialmente los catalanes que lucharon hasta el último momento para conservar sus fueros y que finalizó en una gran batalla en Barcelona el 11 de Septiembre de 1714.

Felipe V transformó entonces la ciudad en una militarizada y rodeada por murallas que ya existían aislando la ciudad al mundo. Las consecuencias de la derrota fueron varias, como la construcción de la actual Ciudadela (para albergar toda la militancia que apagaría cualquier revuelta futura), la destrucción del barrio de la Ribera, la desaparición y prohibición de cualquier universidad o escuela en la ciudad y la creación de una nueva en Cervera que sí fue afín al nuevo regente. Pero, además, también supuso el cierre directo del comercio del puerto de la ciudad, obligando a pasar la mercancía por los puertos de Cádiz o Sevilla para comercializar lo que, en muchos aspectos, ahogó la prosperidad de la ciudad.

La lonja, hasta ahora epicentro del comercio a nivel europeo, se convirtió en un cuartel durante esta época perdiendo todo su encanto y deteriorándose. Aquí puedes enterarte de todo lo que concierne a este maravilloso edificio. 

Todo iba “mal” en la ciudad. Sin embargo, el poder económico de la ciudad no desapareció y Barcelona siguió siendo una ciudad de artesanos y comerciantes por lo que los Borbones aceptaron en 1758 la creación de la Junta de Comercio, que se volvió a instalar en la Lonja y la remodeló tal y como la conocemos hoy día. 

Y la junta, a falta de universidades por la prohibición real, se vio obligada a crear diferentes escuelas técnicas de formación. Necesitaba nutrirse de las manos de obra que tanto el comercio como la artesanía de la ciudad demandaban con urgencia. Entre ellas, y la que nos ocupa hoy, es la escuela Gratuita de Dibujo que, con los años, se convertiría en la Academia de Bellas Artes de Sant Jordi.

El Museo de la Real Academia de Bellas Artes de Sant Jordi es continuador directo de uno de los primeros museos de arte que existieron en Cataluña. En la escuela de la Lonja, que se creó con fines pedagógicos, se reunieron obras para servir de modelo a estudiantes así como ejercicios de los profesores o alumnos pensionados y premiados. También amplió el fondo con obras de iglesias y conventos afectados por la guerra del francés y las desamortizaciones a la par de aportaciones de los académicos a su ingreso. En la academia, por tanto, podremos encontrar el arte catalán de los siglos XVIII y XIX.

LA VISITA

La colección cuenta con 750 pinturas, 266 piezas de esculturas y medallas, más de 5000 dibujos, unos 1500 planos, 1000 estampas y más de 3000 fotografías. Pero tranquil@, no las verás todas expuestas a la vez. 

Con la creación de la junta de Museos en 1901, las mejores obras de la academia fueron trasladadas al Museo Nacional de Arte de Cataluña o MNAC como se le conoce comúnmente. Actualmente, unas 388 obras se encuentran allí. El resto se encuentra en la visita que podrás hacer de la academia.

VESTÍBULO

La visita comienza en el acceso al patio de Naranjos de la Lonja y sube por unas escaleras laterales que te llevan al vestíbulo ocupando el segundo piso de la Lonja y donde, inmediatamente, sentirás un ambiente académico y de respeto máximo por el arte.

En el vestíbulo ya te haces una idea clara de donde estás porque verás las paredes llenas de arte, pinturas y esculturas de los siglos XIX y XX de artistas catalanes. En ella destaca “La Matanza de los Inocentes” de Antoni Solà y una representación de obras del escultor Damià Campeny.

SALÓN DE ACTOS

Del vestíbulo pasarás al Salón de Actos donde se reúnen los académicos y que está presidido por la obra de Antoni Caba “La reina María Cristina de Habsburgo-Lorena y su hijo Alfonso XIII”. 

La academia cuenta con 40 académicos y algunos protectores cuyas funciones se basan en practicar y potenciar la investigación de las Bellas Artes en Cataluña y colaborar en la conservación, defensa y restauración del patrimonio, entre otras. Tanto sus funciones como su fundación y posterior historia te serán explicadas en esta sala tan hermosa como cargada de historia y que, además, sirve como lugar de conciertos y charlas a día de hoy.

PASILLO

A la salida, y tras una breve ojeada al despacho del actual presidente (fíjate en el Sant Jordi que hay en la esquina a la izquierda al entrar) pasamos por un pasillo que no me pudo gustar más. Se trata de un pasillo lleno de obras por todas las paredes.

Entre ellas, destaca las primeras que se adquirieron en la escuela y que representan mayormente flores y ornamentos ya que así fue como, inicialmente, se creó la escuela. No olvidemos que nació para dar servicio a la importante industria textil de la zona que necesitaba manos para estampar los tejidos.

SALA DEL REALISMO

Al llegar al final, te encontrarás en la Sala del realismo, una sala donde te llamará la atención, y mucho, dos cuadros que representan prácticamente la misma escena: el arrepentimiento de Judas. Y es que los académicos que quieren formar parte de la Academia de Bellas Artes de Sant Jordi deben presentarse a una especie de concurso en el que se trata un tema y se le da la plaza al que mejor lo desarrolle. En este caso, Antoni Caba y Simón Gómez se disputaban tal honor y dejaré que tú mismo veas las obras para saber quién ganó y por qué. Y si no, no te preocupes que la guía te lo contará todo.

En esta sala también se pueden apreciar las tendencias del Realismo Catalán con temas que ilustran la vida cotidiana del s. XIX y otras de crítica social de la misma. 

SALA FORTUNY

Llegamos al final del recorrido que, aunque breve, ha sido muy intenso. El actual salón de Juntas de la academia conserva, en sus paredes, una gran colección de dibujos sobre el estudio del cuerpo humano de Marià Fortuny, una gran artista catalana del siglo XIX. 

Deleitate en este entorno y en estos dibujos todo lo que puedas y aprovecha para preguntar lo que consideres porque de aquí, sólo tocará desandar lo andado para acabar en el patio de los naranjos y, de ahí, al final de esta visita.

Recuerda que tienes hasta finales de mes para reservar tu casa (o casas) con el descuento WANDERFOODIEGIRL.

Comparte si te ha gustado

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a la comunidad WanderFoodie¿Quieres ser el primer@ en enterarte de mis novedades?