FOODIE

BUSCANDO LA MEJOR HORCHATA DE BARCELONA

Como buena murciana que ha tenido familia en Valencia (incluso existen fotos de mi infancia como fallera), he crecido con este manjar líquido cada verano. De hecho, de mis meriendas infantiles veraniegas favoritas se encuentra un gran vaso de horchata con fartons, ya fuera artesanal o de la mítica marca que todos conocemos. Todo me valía y tras crecer, mantuve la gran afición por este elixir vegetal que revitaliza a cualquiera y endulza incluso a los más escépticos. Hoy quiero explicaros su origen y cómo me fue en mi búsqueda por la mejor horchata de Barcelona, mi ciudad.

Pero comencemos por el principio y para eso, necesitamos entender que el término horchata significa algo así como bebida vegetal, cualquiera que sea su procedencia. Es por eso que podemos decir que hay horchata de almendras, de chufas o de cualquier otro alimento vegetal que se nos ocurra. Quiere decir que horchata no deja de ser un sinónimo de bebida… Lo sé, yo me quedé a cuadros cuando lo leí también, pero es cierto.

Sabemos qué significa pero, ¿cuál es su origen? Cuenta la leyenda que viene de Jaime I el Conquistador y su célebre frase “Açò no és llet, açò és OR, XATA!” (“Esto no es leche, esto es ORO, CHATA!”). Pero como bien se cuenta en el artículo “El verdadero origen de la horchata” del blog Valenciabonita, éste no es ni remotamente su origen verdadero. Esta bebida, en realidad, comenzó como una bebida (u horchata) de almendras cuya primera receta data de 1748. Sin embargo, no es hasta 1762 que aparece la primera referencia a la horchata realizada con chufas.

Las chufas se convirtieron en el mejor sustituto alimenticio para que este elixir llegara a todos los bolsillos y no sólo a la gente pudiente como bien explican en el artículo que os he dejado: “(…) Pues porque resulta que 13 kilos de chufa tenían el mismo valor que 200 gramos de almendra, y es por eso que se introdujo el fruto de la chufa, sustituyendo a la almendra para darla al alcance de “todo el mundo” y no solo para “ricos”. (…)”. 

Pero sigamos la pista a la mejor horchata de Barcelona. No fue hasta mi primer verano aquí que no pude sino ponerme a la búsqueda de la mejor horchata de chufas que pudiera encontrar para seguir disfrutando de este manjar y así fue como llegué a encontrar mis locales favoritos y que os comparto a continuación:

HORCHATERÍA VERDÚ

Comenzamos la lista con mi último descubrimiento, pero es que este local familiar que regenta la tercera generación ya me ha robado el alma foodie que llevo dentro. Con dos locales muy cercanos entre sí, uno en calle Bruc y otro en el mismo Passeig Sant Joan, mantienen el estilo y ambiente antiguos de los abuelos y eso tiene su atractivo. Estos locales son una reliquia y a todos nos recuerda nuestra infancia.

Súper amables y atentos, me ayudaron con mis alergias y me explicaron cómo trabajan para evitar contaminaciones cruzadas para aquellos alérgicos que les visitan. 

Su horchata es increíblemente buena y tradicional. Con un dulzor justo y un regusto final nada seco aunque algo denso al paladar, la hace la horchata de chufas de cualquier infancia, sin añadidos y sin necesidad de aparentar nada que no son. Auténticamente genuinos y super recomendables para los que añoran los sabores de nuestra infancia. El precio del vaso medio es de 2.30€. Es la mejor horchata de Barcelona para algunos.

HORCHATERÍA SIRVENT

Situada en la calle Parlament o en la calle Balmes, es otra horchatería regentada por generaciones de la familia, en este caso la tercera y cuarta. Abiertos desde 1920 y situados en un barrio con encanto, forma parte de mi must-to-go cuando estoy por la zona. 

El local te transporta a principios del siglo XX y te acogen con una sonrisa mientras te sirven desde horchata hasta helados y granizados, sin olvidarnos de turrones elaborados en Jijona durante el invierno. 

La horchata que sirven tiene el punto exacto entre dulce y áspero procedente de materia prima de calidad y no se hace nada densa al paladar por lo que querrás repetir sin temor a quedarte sediento. El precio del vaso medio es de 2.40€. Ésta también es la mejor horchata de Barcelona para algunos.

HORCHATERÍA TÍO CHE

Situado en uno de los barrios con más encanto de la ciudad, y más en verano, este local ocupa un lugar excepcional en plena Rambla de Poblenou y frente al Casino de l’Aliança del Poblenou. Es la parada perfecta, y casi obligatoria, tras un día en la playa tomando el sol. 

Como es habitual en esta lista, se trata de un negocio que data de 1912 regentada por generaciones de la familia que te acoge con una gran sonrisa y un buen rollo familiar de la que te sientes partícipe sólo viéndolos trabajar codo con codo. 

Pero Tío Che tiene algo especial y es que es el único de la lista en el que sirven bocatas y hamburguesas en su local auxiliar y créeme que también querrás probarlos. Además, es el único que va un paso más allá y sirve una serie de combinaciones de horchata con otras bebidas como el granizado. De estas combinaciones nace la murciana, el mig i mig, el flotaor o el cordial. Podría deciros que son pero prefiero que lo descubráis vosotros mismos en vuestro peregrinaje a este lugar de culto. Mi preferido, como no puede ser de otra manera, es la murciana.

Su horchata tiene el dulzor justo y su aspereza es la típica que unas buenas chufas te dejan en el paladar cuando bebes una horchata casera. Si abusas de ella, puede que necesites de un vaso de agua para compensar, pero te prometo que es de las mejores horchatas que probarás en tu vida. El precio del vaso mediano es de 2.90€ ya sea sola o de algunas de las combinaciones que ofrecen. Otra también considerada la mejor horchata de Barcelona.

HORCHATERÍA LA VALENCIANA

Con dos locales, en la calle Diputación y en Aribau, este último se encuentra en la misma zona de la heladería Delacrem y la galería-cafetería Cosmo de las que os he hablado en los artículos sobre heladerías y cafeterías. Un atractivo en sí mismo si paseas con personas a las que les apetece algo distinto y compartirlo sentados en un banco en la preciosa calle Enric Granados.

Como todas las de la lista, el local mantiene ese aire a principios del siglo XX que fue cuando se inauguró. También como todas las demás, se trata de un negocio familiar que va por su cuarta generación y sumando. Agradables y atentos, te servirán con una sonrisa y te harán olvidar las colas que a veces se forman y el tiempo de espera.

Su horchata es dulce sin resultar pesada. No es excesivamente densa pero se convierte en la más áspera de la lista y repetir te obligará a dar un sorbo de agua fresca para calmar la sed. Su precio de vaso medio es de 2.50€

PLANELLES-DONAT XIXONA

El lugar más céntrico y mejor situado de toda la lista, sus dos locales los separan unos metros en pleno Portal de L’Àngel. Visitado tanto por locales como por turistas, este lugar hace las delicias de todos con sus helados y horchata en verano y sus turrones en invierno. Seguramente los más antiguos en la lista, regentan el negocio la quinta y sexta generación de unos maestros cuyo local, reconocido como emblemático de la ciudad, ya merece una visita. 

De trato agradable, enseguida los descubres por las colas que se forman en verano para comprar algo para llevar y disfrutar de un paseo por el centro o un día de compras.

Su horchata es la más dulce de la lista, la menos áspera al paladar y la menos espesa, pero no por ello pierde su atractivo. Es de las más refrescante y menos pesadas que he probado en la ciudad y bien merece un vaso si te pilla de paso. Su precio para el vaso medio es de 2.30€.

Y tú, ¿eres de horchata? ¿tienes tu lugar favorito al que acudes siempre, tu mejor horchata de Barcelona? ¿prefieres la horchata sola o combinada con granizado? Escríbeme tus respuestas en los comentarios y estaré encantada de leerlos y compartir experiencias contigo.

Comparte si te ha gustado

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a la comunidad WanderFoodie¿Quieres ser el primer@ en enterarte de mis novedades?